Aprender a Pensar

Repensar la Educación

J. ANGEL CAJAL

La era digital

El siglo XXI nos ha arrastrado a una serie de cambios que a veces los padres no sabemos cómo gestionar.

Superado el miedo a todo lo nuevo, debemos de reflexionar sobre el uso que queremos que nuestros hijos e hijas hagan de las nuevas tecnologías.

Las grandes multinacionales del consumo bombardean a los jóvenes con mensajes como “no podrás vivir sin él”, “la vida es vodafone”, sabiendo que son ellos los potenciales consumidores dentro del ámbito familiar.

Esta semana quiero compartir con vosotros este artículo sobre el uso de los móviles por parte de los chicos y chicas. Espero que os resulte interesante y escribáis vuestros comentarios.

DEL CHUPETE AL MÓVIL

El 66,7% de los niños entre 10 y 15 años dispone de móvil, según el INE. Total: 1.695.653 niños. Eso en pleno 2010. Y creciendo. Los padres justifican la entrega de un móvil a edades tempranas para ganar tranquilidad: los niños están siempre localizables. Un quebradero para escuelas y profesores. La opción dentro de las aulas es requisarlos. La pregunta es cuándo hay que comprarlo.

El psicólogo y pedagogo Valentín Martínez-Otero dice que por debajo de los 10 años no es bueno regalar móviles, salvo en casos justificados. Claro que la opinión de los especialistas también va rebajándose con la era digital. “Por encima de los 12 años no tenerlo puede provocar que el niño se sienta discriminado por el grupo”, afirma el psicólogo.

Gemma Zaragoza, responsable de la oferta de jóvenes de Telefónica, añade: “Que los adolescentes tengan móvil es una realidad difícil de evitar, como intentar poner puertas al campo”. Los niños tienen su primer móvilñ alrededor de los 11 años y lo usan para jugar y enviar SMS. Más adelante pedirán Bluetooth, cámara y MP3. El móvil entra en juego en el momento en que el niño inicia actividades extraescolares alejadas del entorno familiar. Por ejemplo, un campamento de verano. También es común cuando los padres se separan. Elegido el momento, hay que optar por el tipo de terminal. Los móviles específicos para menores ya no se llevan, si es que alguna vez se llevaron. Telefónica hace año y medio que ya no lanza al mercado terminales específicos para niños. La empresa se centra en servicios de valor añadido para las familias, como aplicaciones para controlar el gasto y la navegación.

Albert ha recibido su primer móvil este año, a sus 14. Un chico responsable que sólo lo emplea para llamar a sus padres y enviar mensajes de texto. Si tiene que llamar prefiere hacer “perdidas”. La cuenta corre a cargo de su paga semanal. El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, pide que los padres corresponsabilicen a los hijos del coste de la factura. Canalda alerta de un problema creciente, la falta de control: el acceso que tienen los menores a Internet a través del móvil, concretamente la Blackberry, y a las redes sociales.

El psicólogo Martínez-Otero aboga por establecer normas de uso y por evitar que el móvil se convierta en una vía de ostentación. “Creo que se hace un uso inadecuado y a veces abusivo por parte de un número significativo de los menores. Me constan que algunos padres compran el teléfono con la intención de que estén controlados y resulta que muchas veces no cumple este cometido”, subraya. Cuando no tiene el pepefón a mano, Leopold pone la tele o elige una peli y la mete en el vídeo con una pericia que ojalá la tuviera su madre. Es un niño de la era digital.

Podéis leer el artículo completo “Del chupete al móvil” pinchando aquí



escrito el 7 de noviembre de 2010 por en General


3 Comentarios en La era digital

  1. Sara | 07-11-2010 a las 21:10 | Denunciar Comentario
    1

    Es un tema complejo, yo no sé cual es la edad apropiada para que nuestros hijos tengan móvil, pero de lo que sí estoy segura es de que no porque tengan móvil están más controlados ni podemos saber dónde están, solo que están bien.
    Por otro lado el uso que le dan los adolescentes al móvil no es el mismo que le damos los adultos y ahí es donde veo el veradero peligro, el móvil es un puerta al mundo que nosotros no podemos controlar y en la mayoría de los casos ni sabemos, acceso a redes, etc.
    Estoy de acuerdo con el artículo en que el gasto del móvil debe correr por cuenta del chaval, es una manera de hacerlos responsables.

  2. Guadalupe | 08-11-2010 a las 4:51 | Denunciar Comentario
    2

    Personalmente hoy mis hijos con la edad que tienen,pienso que no necesitan un movil para nada,a pesar de todo, si le hemos enseñado a utilizarlo ,por si en un momento dado ocurre una emergencia, puedan utilizar el nuestro.Porque en momentos puntuales puede servirnos de ayuda.
    Toda la vida se ha ido de campamentos ,excursiones etc.. sin móvil
    se han mandado cartas y dado telefonos para caso de urgencia,si como madre quieres tenerlo controlada/o cada minuto ,es tan sencillo , no lo mandes o lo dejes ir y no hagas que los profesores tengan que estar de vigilantes ,supervisando si llevan o no llevan móvil.

  3. MONTSE | 10-11-2010 a las 9:20 | Denunciar Comentario
    3

    Yo creo que un niñ@ con 10 u 11 años no necesita un móvil para nada y mucho menos para estar controlado, a esa edad supongo que todavia no hay mucho que controlar…. pienso que es la excusa que podemos buscar algunos padres para que se vea lo modernos que somos y los puestos que estamos en las nuevas tecnologías… en mi caso la mía tiene uno porque nos regalaron una tarjeta y no se molesta ni en cargar la batería, sólo le interesan los juegos y la música…para situaciones puntuales seguro que existen otras soluciones…

Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar